James Harrison, el hombre que ha salvado a 2,4 millones de bebés, deja de donar sangre