El mariscal de campo Jalifa Haftar llega a Benghazi tras dos semanas de tratamiento médico en París