Se teme que cuatrocientos inmigrantes hayan muerto en el Mediterráneo