Leonardo, el perdedor de una guerra de adultos