Marisol Piermarini, de 18 meses de edad, la víctima más joven del terremoto