Estado Islámico difunde la ejecución cinco personas y vierte nuevas amenazas