Reino Unido, un país volcado con la fiesta monárquica