La ONU teme que el asedio definitivo a Mosul se convierta en un baño de sangre