Chávez se rapa la cabeza