La Inteligencia de EEUU accede a los servidores de empresas de Internet para extraer información