Los cuatro fallecidos en India eran voluntarios de la Fundación Vicente Ferrer