Así se vivió el terror en uno de los bares del mercado atacado en Londres