Ian Thorpe confiesa en un libro que pensó en suicidarse