Chávez se encomendó a Cristo, a sus médicos y enfermeras en su último tuit