La violencia de la pandillas convierte muchos barrios hondureños en zonas fantasmas