La capilla Sixtina es desde hace 135 años el lugar escogido para celebrar los cónclaves