La evolución de Hillary Clinton es favorable