Hillary Clinton advierte que "no hay atajos" para acabar con la crisis