Hayat Boumeddiene, primer objetivo de la policía francesa