Tres muertos, uno de ellos, un niño, en un nuevo ataque a un hospital en Siria