La Guajira Alta, el desierto del hambre