Grecia, un infierno de llamas