Syriza encara su gran oportunidad con la promesa de abrir una nueva etapa en Grecia