Ir al mercado en Grecia, misión casi imposible con el corralito