Grecia amanece con colas en los bancos y poco que celebrar