El Gobierno trabaja en una ley orgánica para aforar al rey