Gobierno y Generalitat, con la artillería preparada de cara al referéndum del 1 de octubre