Ejecutada en Georgia la mujer para la que el Papa pidió clemencia