Emborracharse con gel desinfectante para manos, una moda que crece en EEUU