La recuperación de decenas de cadáveres eleva a más de 1.000 los palestinos muertos