El dolor reina en los hospitales y las calles de Gaza tras los ataques de Israel