El presidente de los rebeldes libios reconoce que no tienen indicios del paradero de Gadafi