François Fillon, acorralado, asegura que "no hay nada ilegal"