Los policías de Francia podrán portar sus armas aunque no estén de servicio