Lingotes de oro y un cuñado obsesionado detrás del asesinato de la familia en Francia