Francia, Marruecos y Bélgica: las conexiones internacionales de los atentados de Cataluña