Aumentan los casos de violencia y pillaje en Filipinas por la falta de agua y alimentos