Los expertos creen que el calentamiento del océano explica la devastación de Haiyan