Adiós a un icono del siglo XX