El rey defiende ante la ONU la necesidad de corregir el modelo económico