El brazo armado de Al Fatah reclama la autoría del secuestro de los tres israelíes