Los dueños de las cinco fábricas textiles del edificio hundido ya están detenidos