Los dueños de las fábricas textiles de Dacca podrían ser condenados a cadena perpetua