Los países garantes de la paz piden al Gobierno y a las FARC un alto el fuego