Ex socios de WikiLeaks condenan la difusión de cables sin censurar las fuentes