Europa también sufre los efectos del mal tiempo