Europa, atenta al desafío catalán