EEUU llegó a pinchar 500 millones de llamadas y SMS al mes en Alemania