El Estado Islámico cuenta con un departamento que gestiona 'botines de guerra'