El Estado Islámico reivindica la autoría del atentado en Jalalabad